Entrevista a Shlomi Aber: Es una vergüenza que Israel y Palestina aun no hayan podido solucionar sus problemas territoriales.

Por: Lozano Guzmán, Andrés Mateo

Por: @elescribamusical

Shlomi Aber  es el gran productor de Israel que encabeza la generación de artistas legendarios del Medio Oriente junto con Guy Gerber y Guy J, dos grandes maestros provenientes de Jolón y Tel Aviv.

Shlomi Aber es oriundo de Ascalón, una ciudad que está ubicada a dos horas de Jerusalén en automóvil. Él es el creador de Be As One Imprint, un sello discográfico que oscila en espectros musicales distintos rítmicamente y cuya calidad sonora es indiscutible. Su música sigue vigente después de casi quince años de actividad en la industria dance. No es para menos, una carrera enmarcada por la publicación de sus temas en grandes casas disqueras como Cocoon Recordings, R & S Records, Drumcode, BPitch Control y Second State. Actualmente el músico se encuentra en Barcelona, España, y allí tiene su estudio ubicado en un sótano el cual lo considera como un espacio terapéutico. Descubra todo sobre Shlomi Aber en esta entrevista.

Hola Shlomi, ¿cómo estás?

Todo está bien en Barcelona porque cada día se están haciendo más fiestas y la industria está reactivándose. Durante estas semanas del mes de noviembre del 2021 he vuelto a pinchar en Israel, lo que me hace sentir muy feliz. No tocaba en mi país desde hacía mucho tiempo atrás, por lo que ver a las personas de nuevo en las pistas es algo que me hace sentir muy bien. Desde siempre he considerado a Israel como una de las escenas más consolidadas de la industria electrónica en el mundo, con un público increíble y muchos clubes en funcionamiento.

Sabemos que te instalaste en España, más específicamente en Barcelona. ¿Porque decidiste instalarte allí y no en una ciudad como Berlín? ¿Si pudieras devolver el tiempo residirías en otro lugar?

Me instale en esta metrópolis porque tocaba permanentemente en Ibiza, cuando dicho lugar era un espacio increíble para salir de fiesta. Ese archipiélago ha cambiado en los últimos cinco años, pero en aquel entonces era un sueño hecho realidad. En medio de este contexto, me la pasaba entre Tel Aviv y Barcelona, intercambiando mi lugar de residencia entre estas dos ciudades cada seis meses. Manejé mi carrera artística así hasta que tuve hijos con mi esposa y me instalé permanente en la capital de Cataluña. Amo ser barcelonés por migración porque la cultura mediterránea que se maneja allí es muy similar al ambiente que percibes en Israel. Si pudiera devolver el tiempo escogería de nuevo a Barcelona como un recinto para sentirme como en mi país de origen por sus costumbres y por su gente. La gente me pregunta sobre vivir en Berlín, pero para mí es imposible tolerar temperaturas en invierno bajo cero (risas).

Háblanos sobre tus inicios en Ascalón, la ciudad de Israel en la que naciste y creciste.

Mi ciudad natal está muy cerca de Tel Aviv, aproximadamente a unos cuarenta minutos en automóvil. Israel en general es un país que si te lo propones lo puedes recorrer en siete horas con un carro, el único aeropuerto grande que tenemos es la terminal aérea internacional Ben Gurion. Ascalón fue el lugar donde crecí y donde comencé a cultivar la música, el trabajo que he ejercido durante toda mi vida. Recuerdo que escuchaba de adolescente un programa de radio que presentaban todos los viernes en donde podías sintonizar las sesiones que hacían artistas como Jeff Mills o Laurent Garnier cuando actuaban en los clubes israelíes. En realidad, lo que influencio mi carrera en demasía fue el hecho de estar enterado a través de estos programas musicales sobre todo lo que estaba pasando en términos culturales en Israel y en el mundo.

¿Estos sentimientos encontrados por tu país los reflejas en la canción titulada Tel Aviv Garden?

Puff, esa es una muy buena pregunta. Sinceramente hice esa canción en el estudio de mi amigo Guy Gerber desde donde podías percibir una muy buena vista de Tel Aviv a través de unos jardines aledaños a su lugar de residencia. La vibra del lugar y del momento fueron los insumos que condujeron a que tituláramos la canción de esa forma.

¿Qué quieres trasmitir con el nombre de tu compañía discográfica “Be As One Imprint”?

Cuando empecé el sello discográfico este había logrado albergar a una gran cantidad de artistas israelíes a partir de todos los demos y la música que me enviaban para publicar. La idea del proyecto ha sido siempre publicar mi música, junto a los temas de los individuos que me han rodeado siempre de una manera positiva. La empresa hoy en día es exitosa a nivel internacional y maneja la misma filosofía comunitaria alrededor de productores que considero como miembros de una gran familia. Estos músicos confían en el sello discográfico permanentemente, cuando escogen a Be As One Imprint como la primera opción para sacar sus discos. A la hora de mostrar a nuevos talentos, nunca nos enfocamos en las ventas que pueda generar un EP/LP o en los generos que sacamos. Tratamos de sacar siempre a la luz en el sello música house, techno, break beat o chill out que sentimos con el corazón.

¿Consideras que enfocar una compañía discográfica hacia un solo género puede llegar a ser un grave error?

Tener un enfoque en estos proyectos no está mal, pero tampoco está bien. En mi caso he logrado consolidar a Be As One Imprint como un emprendimiento exitoso a través de una propuesta más abierta a los diferentes estilos que existen, por lo que me inclinaría a decir que la apertura sonora suele ser la mejor opción. Dentro de mi contexto crecí escuchando a artistas como: François K, que toca desde dubstep hasta hardtechno; Laurent Garnier, que mezcla rock con techno; o inclusive Jeff Mills, que presenta disco house y minimal techno en una misma sesión. Estos son espejos que demuestran que la buena música es de calidad, independiente del subgénero al que pertenezca. Es importante que la gente entienda que lo que hoy es considerado house, ayer era considerado techno, y que lo que hoy es techno, ayer era considerado house.

Chicago Days, Detroit Nights es un muy buen trabajo musical. Nos imaginamos ese álbum sonando en un rooftop mientras hacemos un picnic con amigos. Háblanos en términos generales de las razones que te llevaron a lanzar el disco y del concepto expresado. ¿El lanzamiento en 2011 surgió a raíz de algún viaje que realizaste a Norteamérica?

Verdaderamente el LP surgió del Chicago house y del Detroit techno, dos grandes corrientes que han marcado mi música de manera determinante. Siempre he estado más cercano artísticamente al sonido americano, y más distanciado de los ritmos europeos, por lo cálidas y grooveras que puedan llegar a ser las texturas de la música electrónica en Norteamérica. El sonido que hago siempre ha estado influenciado por estas corrientes, e inclusive lo puedes sentir en muchas de las producciones que compongo hoy en día para diferentes sellos discográficos. Si bien es cierto que he creado EPs y LPs más cercanos a las nuevas vibras y a las nuevas lógicas de la industria, como por ejemplo el trabajo realizado para Bpitch Control titulado “Lost in Humanity”, la esencia de mi música es la misma.

¿Crees que hoy en día la escena electrónica está obsesionada con el techno?

Considero que hoy en día la industria musical dance underground está obsesionada con la pureza, por lo que géneros como el house son considerados cursis. Hoy en día muchas personas también están obsesionadas con los sonidos ácidos, y aunque a mí me guste mucho el acid que produce mi Xoxbox Mode Machine, pienso que la gente debe buscar otro sonido que no esté utilizado en demasía. La última vez que trabajé acid en mi música lo hice para Odd Even, el sello de un gran amigo que me ayuda a prensar en vinilo gran parte de la música de Be As One Imprint. La gente debería guiarse más por sus convicciones y por sus principios.

En entrevistas pasada mencionaste que una de tus premisas fundamentales en el campo de la producción musical es el factor de romper las reglas establecidas. Desde tu perspectiva si un tema suena bien, no importa lo que aparezca visualmente en la computadora. ¿Porque te guías por esta regla?

Yo siempre hago música en mi estudio, un espacio terapéutico que frecuento dos veces por semana. Toda la música la hago con el corazón y con los oídos, a diferencia de otras personas como los ingenieros que realizan sus temas de manera genérica con los ojos. Si el resultado es bueno y suena bien, para mí es suficiente. Trabajo solo porque se exactamente lo que a mí me gusta. Respeto el trabajo de los demás, pero si te soy sincero siempre prefiero trabajar solo. A través de la producción musical muestro mi nombre artístico Shlomi Aber y los diferentes AKAs que suelo usar de manera clandestina para mostrar mucha música (risas).

¿Cuáles son tus hábitos como DJ?

Me encanta la fiesta y soy una persona que ha asistido a raves desde la adolescencia. Amo tocar en sus justas proporciones, lo que significa no tocar más de dos veces por semana. Cuando era joven si solía hacer diez shows en cinco días, pero ahora tengo dos niños y las cosas cambian. Te podría decir que los hábitos en general son los mismos, pero todo ahora fluye con mas moderación y responsabilidad. Ya es más desgastante a mi edad salir de una fiesta en la madrugada, dirigirse al hotel y luego al aeropuerto para tomar un vuelo larguísimo. De igual forma, sigo disfrutando el hecho de hacer sesiones de diez horas en los clubes que me gustan, a tres decks, soltando temas a los fanáticos cada dos minutos.

Siendo una persona de Israel sabemos lo difícil que ha sido el conflicto que han tenido con Palestina. Nuestro magazine se encuentra en Colombia, y como ciudadanos colombianos que somos, entendemos lo difícil que es la guerra. Sabemos que esto es un tema que puede resultar complicado para ti, pero no podíamos desaprovechar la oportunidad para preguntarte: ¿Que opinión te merece la disputa que vive Israel y Palestina?

Esta pregunta que me haces es muy profunda y requiere de un análisis extenso para ser resulta de manera idónea. Lo que si te puedo decir como conclusión es que al final te das cuenta que como sociedad no mejoramos día a día. Es una vergüenza que Israel y Palestina aun no hayan podido solucionar sus problemas territoriales. Existen muchas maneras para solucionar este conflicto, pero los ciudadanos prefieren seguir con la violencia. A causa de esta guerra sin sentido que hemos interiorizado como nuestro diario vivir he perdido muchos de mis amigos. Crecí en un país en donde en cualquier momento tenías que correr a refugios porque desde Gaza habían enviado misiles. Es triste que como sociedad nos hayamos acostumbrado a esas rutinas.

Por ultimo nos gustaría que destacaras a un personaje externo al mundo de la música que admires mucho (ojalá que sea famoso). ¿Por qué has seleccionado a este personaje?

Independiente de que sea muy común, diría que admiro a Elon Musk. La forma en como concibe al ser humano a nivel mental en términos productivos es de valorar.

 

Más noticias
RECommends: Leeon
Selecciona tu moneda
USD United States (US) dollar