Entrevista a Farout: “No queremos ser un lugar donde exista un VIP”

Por: Alejandro González Castillo

El pasado sábado 23 de febrero fue el debut de Farout Art Collective, el nuevo colectivo que promete revitalizar las noches y el centro de Bogotá, con una propuesta artística y musical que espera llegar más lejos de lo que nadie ha llegado en la escena electrónica de la capital. Conversamos con las mentes detrás de esta grandiosa idea para conocer más sobre su proyecto y su visión para reinventar el mercado nocturno.

Primero que todo, nos gustaría saber ¿quiénes están detrás de este colectivo y cómo surgió el proyecto?

Este proyecto nace un día en una conversación coloquial entre amigos, cuando mi socio y yo nos encontramos en una feria que se llama CRUDO en un edificio muy emblemático de la ciudad. En lo personal, me enamoré de la arquitectura del lugar y reconocí inmediatamente el potencial que tenía para ser explotado.  El estar ahí pasando un rato agradable con mi amigo me generó una creatividad absoluta y entre la diversión del momento, pensamos que sería genial hacer una fiesta en este espacio de la ciudad. Curiosamente, la noche anterior a esa, la vida me reencuentra con Brayan Valenzuela y me pareció increíble saber que no tenía fechas para ese momento en Bogotá, sólo estaba bookeado para Antioquia e Ibagué. Así que cuando me encuentro con mi amigo en CRUDO, le cuento de Brayan y ahí es cuando empezamos a hablar de la posibilidad de hacer una fiesta para que él tocara.

Con el paso del tiempo y ya teniendo la locación ideal, se fue desarrollando un proyecto más ambicioso, en el que hubiera espacio para todas las artes y no sólo la música electrónica. Por lo que, se me ocurrió unir todos mis gustos y mi afinidad por todas las propuestas artísticas en un sólo lugar. Además, porque siento que el destino nos unió a Brayan, mi socio y a mí para desarrollar esta nueva propuesta que tiene la intención de renovar completamente la escena electrónica colombiana. Lo anterior, lo siento un poco como una conspiración cósmica en la que los planetas se alinean mágicamente para realizar un solo propósito.

Desde luego, este proyecto surge también porque mis socios y yo amamos la música, todos nos consideramos melómanos y llevamos muchos años en la fiesta, y en lo personal, me he dado cuenta cómo a través de los años, la escena colombiana empezó a perder la identidad con la que nació. Antes, cuando salías te reencontrabas con las mismas personas y te sentías en familia cuando estabas de fiesta, era una fiesta cómoda sin tantas pretensiones y sin tantos problemas estructurales. Hoy no dejas de escuchar los chismes que hay entre colectivos y dentro de los mismos, donde cada persona quiere sacar provecho y no le importa si tiene que pasar por encima de alguien más. Creo que eso ha propiciado que la escena en general no se construya y, por lo tanto, el público cambie constantemente. Además, porque hoy sales y te encuentras con unos costos elevadísimos o te encuentras en lugares donde no les importa llenar el lugar hasta el punto en el que no te puedes mover y, en fin, mil cosas más que hacen que el espectador no se sienta a gusto.

Es por esa razón que nosotros estamos apuntándole a crear un espacio que genere una experiencia diferente, donde todo tipo de público sea importante y se sienta identificado no sólo por el Dj internacional que le gusta o del que es fan, sino que se sienta identificado con la marca y con lo que se hace en cada edición, un poco lo que pasaba con Billares Londres. La gente no necesariamente iba a Billares Londres porque había un line-up de ensueño, sino porque era un lugar en el que uno se sentía muy cómodo y feliz.

Yo, como persona que hace parte del público, me di cuenta que había una necesidad en el mercado que podía ser suplida con la integración de diferentes artes, así que estoy diseñando una fiesta a la que yo quisiera ir y volver a la siguiente por la curiosidad de saber que se va a hacer. Es por esto que tenemos el propósito de unir diferentes propuestas estéticas que generen una identidad con la idea más allá del line up y el lugar, que podamos el día de mañana hacerlo en otros lugares y por qué no, en otros países.

Por último, decir que este es una idea que nació entre amigos y, por ende, todo el equipo es como familia para mí, es importante resaltar que todos tenemos profesiones diferentes por lo que la retroalimentación es constante y todos los puntos de vista son válidos y valiosos desde la experiencia de cada quién desde su campo y su perspectiva de raver. Así mismo, resaltar que FAROUT nace en rebeldía y contraposición a la fiesta de club de cada ocho días.

¿Por qué el nombre FAROUT?

El nombre FAROUT surge porque me encanta la astrología y vivo pegada a ese tema en todos los niveles. Hace poco leí la noticia del descubrimiento de un planeta nuevo en nuestro sistema solar y cuando avancé en la lectura, me fasciné con el hecho de darme cuenta que era un planeta enano, morado y que está más lejos que Plutón. Lo que va totalmente de la mano con el hecho de haber encontrado un edificio que está en Bogotá desde 1930 y, sin embargo, nadie hasta ahora había visto el potencial que tiene para hacer algo diferente y disruptivo con las propuestas culturales actuales. En consecuencia, queremos romper tanto los esquemas que esperamos sorprender a las personas que asistan al evento del 23 de febrero tanto que sientan que es un hallazgo nuevo para la escena electrónica, cultural y artística bogotana.

¿Cuáles son los esquemas que quieren redefinir como FAROUT y cuál será su papel dentro de la escena electrónica bogotana?

Yo quisiera que FAROUT fuera más allá de la sólo una fiesta, tengo la intención con mi idea de lograr un espacio diferente y original. Entonces, por ejemplo, para esta primera edición tenemos planeado hacer una feria de diseño  que se va a realizar de 2 pm a 12 am con diferentes marcas de diseño, donde también habrá intervenciones de arte en vivo, ilustradores y tatuadores. Vamos a incursionar en el mercado capitalino con un performance de moda interactivo con el público y el espacio,  a cargo de un colectivo que se llama Fulana Art, también contaremos con la pasarela de moda  a cargo del diseñador Mr. Gorgeous y  entre otras sorpresas que tenemos preparadas para el evento.  Por otro lado, en el tercer piso de ese mismo edificio tendremos la fiesta en colaboración con el sello de Ansome para lo que tenemos planeado la presentación de un b2b modular de Ayarcana, y Brayan Valenzuela.

En consecuencia, desarrollaremos el 23 de febrero una propuesta disruptiva con lo que se conoce en Bogotá. Intervendremos el edificio con muchas propuestas artísticas diferentes con la intención de lograr una experiencia única en nuestra audiencia y en concordancia, rehabilitar y revitalizar espacios en el centro de la ciudad que se han estigmatizado por la inseguridad, la prostitución y la violencia.

¿Cómo se incursiona en este tipo de mercado? ¿Qué tan fácil y qué tan difícil es hacerlo? ¿Cuáles son los principales desafíos que han enfrentado y cómo los han superado?

A mí me parece que ha sido difícil. Simplemente con la organización me he dado cuenta de muchas cosas que antes me decían, digamos que por ir tanto de fiesta antes yo siempre escuché los chismes de la escena, por decir varios ejemplos típicos:  que el socio lo robaba, que entre este colectivo y este otro colectivo no pueden trabajar, o que un club le mandaba la policía a otro club cuando traían un artista bueno, entre otros comportamientos que no ayudan a que se cree una escena unida como en Berlín por ejemplo.

Entonces, materializar una nueva idea tiene muchos obstáculos en la práctica, los he venido resolviendo literalmente con creatividad, de la mano he contado con el apoyo  de grandes amigos como PepperSoul y Fire Studio. Igualmente, porque afortunadamente me he encontrado en el camino con personas maravillosas  que sí le apuestan a las ideas frescas e innovadoras, por lo que he superado todos los desafíos reuniendo un equipo de trabajo muy talentoso.

Afortunadamente tengo un equipo de trabajo muy pilo, que como yo, también ha ido de fiesta desde mucho antes. Entonces, también existen los contactos o el llamado “networking”, y eso me ha ayudado mucho. También es lindo porque todas las personas trabajan en campos diferentes; por ejemplo, yo soy abogada pero también soy raver, y mi socio, que estudió finanzas y relaciones, también es raver. También tenemos las opiniones de amigos míos que han salido mucho de fiesta y me expresan lo que piensan desde su óptica o desde su trabajo. Está una amiga contadora, está un amigo copy… Básicamente es alimentarse un poco de muchas opiniones de amigos que lo ven desde sus campos, lo que hace que el proyecto sea muy enriquecedor, porque son opiniones de varias personas diferentes, y muy diferentes también en sus estilos. Digamos que, por ese lado, también ha sido muy chevere.

¿Les parecería interesante llegar a otros sectores de la ciudad o el país en donde el techno y la música electrónica en general no sean tan conocidos? ¿Cómo lo harían?

Claro, y ya que hablas de eso, pues no te puedo contar mucho, pero sí tenemos pensado llevar este proyecto a lugares a donde nadie ha llegado. Nosotros queremos nutrirnos de lo que ya hemos visto para llegar más lejos. Digamos que por el trabajo y por un proyecto que él tiene, te lo prometo, en una parte que nunca nadie en el mundo ha hecho antes una fiesta, pero no puedo decírtelo. Pero ese proyecto está, y la idea es poder llegar a lugares donde nadie más ha llegado. Eso sí que me gustaría.

¿Cuál es la línea musical que tienen pensada para este proyecto?

Yo no quisiera cerrar mi cabeza a una sola línea musical, porque eso rompería un poco con nuestra intención de ser incluyentes, pero sí te diría que, por edición, sí marcaría una línea o un espectro musical. Por ejemplo, para esta en específico se tiene un line-up de techno industrial con sintetizadores modulares. Entonces, sí siento que debe haber una sola línea, porque, como parte del público, no sé qué tan cómoda sea esa mezcla. Habría que experimentarlo, pero digamos que a mí en lo personal, sí me gusta saber qué voy a escuchar porque, dependiendo de qué voy a escuchar el público cambia mucho. A mí en específico me gustan muchos géneros, pero hay otras personas a las que no, y de pronto la mezcla no les parecería muy favorecedora. La experiencia cambiaría un poco para esas personas que están cerradas, y les gusta sólo el techno industrial, y yo les pongo house… Creo que rompería un poco con el orden armónico de un evento. No me cerraría a la idea, pero en principio mi línea sí es el techno industrial, el noise, el dark techno, un poco más fuerte por ahora. Sí quisiera delimitarlo para darle una identidad un poco. La identidad también va muy ligada a la rebeldía, y esta propuesta nace de la rebelión, de ser un poco punkies y ser una propuesta que rompa, que haga una ruptura, y para eso necesitamos algo fuerte, algo ruidoso, algo que sea diferente. En principio esa es la línea musical que quiero para FAROUT.

Finalmente, ¿qué mensaje tienes para tu futuro público? Cuéntanos qué tiene preparado FAROUT para su debut en el mercado de los eventos electrónicos y la vida nocturna en Bogotá

¡Bienvenidos! Bienvenidas todas las personas que tienen una afinidad y un amor, o ni siquiera un amor, una curiosidad por el arte. Cualquier tipo de estética es válida para mí. Siento que no se le puede decir a las personas que cierto tipo de arte es feo, o lo que sea, porque no es así. La invitación es a eso, a todas las personas que tengan una afinidad con la música o cualquier otra propuesta de arte, y que se unan. Queremos que nos den sus opiniones después de la primera edición, porque no queremos que nos vaya bien la primera fiesta y no escuchar al público, sino todo lo contrario. Yo de hecho tengo planeada una retroalimentación en redes muy grande, porque escuchar al público para mí es esencial. Es el público quien va a seguir yendo finalmente, entonces la retroalimentación me parece importantísima. Invitarlos a este proyecto que es en base al amor, siendo un poco hippie, no me importa, pero quiero incluir esas bases de solidaridad, realmente. Que se hagan parte los que quieran, bienvenidos. Yo no le voy a decir que no a nadie. Que la disfruten un montón y cualquier sugerencia, queja o reclamo será escuchada.

Selecciona tu moneda
COP Colombian peso