Cinema Club: la buena fiesta y sus anécdotas

Por: Andres Mateo Lozano G | Fotografìas: Archivo Cinema

Si se perdió la primera parte de nuestro especial, léala aquí

“Cinema fue fundado en 1990, construido en un teatro café- concierto, el cual sirvió como escenario inicial de la fiesta underground de la capital…. Con el paso de los años, se convirtió en un escenario donde han pasado reconocidos DJ, consolidándose como la mejor expositora de los sonidos electrónicos. Este club ha sido conocido legendariamente por sus extraordinarios eventos de música electrónica, contando con un excelente público y selectivo material musical….” (CINEMA BOGOTA SINCE 1990- Facebook.com)

…..Artistas como Gaiser, Misstress Barbara, Juan Atkins, John Acquaviva y muchos otros, llegaron a visitar el club durante su funcionamiento; el lugar llego a albergar grandes nombres de la escena electrónica internacional durante sus diferentes etapas de evolución. De hecho se llegó a mover con las tendencias internacionales de la época, pues su desarrollo se gestó de la misma manera que se llevaba a cabo la curva musical, con sus crestas y sus valles, en el viejo continente.

Gerardo Pachon (Gerard): Cinema tuvo demasiadas curvas de sonido durante las distintas épocas por las que paso el club a largo del tiempo. Nuestros inicios estuvieron caracterizados por estar muy de la mano del house gay que tenía toques underground de la época de principios de los 90. Ya para el año 1996 se generó en el bar una renovación y nos pusimos a la vanguardia de la nueva época de transición que en ese momento se venía gestando en el género: la ola trance progresiva caracterizada por sonidos como Robert Miles, Paul van Dyk, entre otros. En aquellos años, recuerdo que el club llego a albergar algunos de los showcase más famosos que se encontraban de gira por todo el mundo: Hedkandi, Ministry of Sound, etc.

Fue en el año 2000 cuando la escena entra de manera vigorosa a una época techno en donde resaltaban artistas como Jeff Mills. A partir de aquel momento la música comenzó a aumentar de velocidad a una frecuencia que alcanzaba los 132 bpm. Fue en ese entonces que empezamos a generar un booking considerable para la época, estimado en un promedio de 3 artistas al mes. Recuerdo que el club llegó a albergar a artistas como Marco Bailey, Umek, Valentino Kanzyani, Gaetano Parisio, entre otros. Entre todos ellos, sin duda un caso que cabría destacar es el booking realizado a uno de los integrantes de Underworld

En realidad, la programación de un grupo con dichas características para cualquier evento resultaría, actualmente, una tarea titánica para cualquier empresario musical. En nuestra época progresiva presentamos artistas de la talla 16 Bit Lolitas, Silicone Soul, Guy Gerber (en el momento en que estaba en la curva hacia la fama), Desyn Masiello, Anthony Pappa (que unto las máquinas de polvo blanco), casi todos los djs de Global Underground y muchos otros que en este momento se me escapan de la memoria. De hecho, siempre estábamos en una disputa sana con Gotica cuyo arsenal de empresarios presentaban a artistas como Sasha, John Digweed, entre otros. 

Un booking que sin duda quedara enmarcado en los anales de la historia fue el de Deadmau5, llegando incluso a sobrepasar la capacidad máxima del club. Ese día el club llegó a refugiar aproximadamente unas 1000 personas antes de medianoche. Su booking para la época tuvo un costo promedio de 8000 dólares, cifra que resultaba difícil para un club como el nuestro. Todo ello me resulta una situación llamativa, puesto que hoy en día el costo promedio que puede generar un booking con Deadmau5 para cualquier evento musical, podría alcanzar fácilmente los quinientos mil dólares.

Desde su fundación a principio de los 90´s, el club sufrió 4 remodelaciones determinadas por todos los obstáculos externos que planteaba el contexto inmediato. Antes de su cierre, el club recibió vecinos problemáticos, impedimentos por parte del distrito y todo tipo de obstáculos, que de una u otra forma, marcaron el desarrollo de las actividades propuestas por el lugar. No obstante, aquello que resulto más paradójico fue el contexto social, político e histórico en el que se desarrolló el club; es imposible olvidar todo lo que acontecía en Colombia durante las 2 décadas de funcionamiento que llegó a alberga el lugar.

Fabian Reyes (Bouncer de Cinema): En una ocasión me llegaron a amenazar, con armas de fuego, al negar la entrada de personas que no se consideraban acordes con las políticas del club. En aquella ocasión recuerdo haberle dicho a esa persona, muerto del susto y con la adrenalina por las nubes: “Hermanito, este es mi puesto de trabajo, me está esperando mi hija y mi esposa, usted vera que va a hacer conmigo”. Recuerdo también como a un compañero le descargaron, en una ocasión, un par de tiros en el pie a la entrada del parqueadero del lugar.

La década de los 90’s fue difícil para el club debido al contexto de violencia que atravesaba el país. En muchas ocasiones algunos clientes nos echaban el carro a la puerta después de ser rechazados por el filtro, otros optaban por ofrecerme dinero a la entrada para poder acceder dentro, sin mayores inconvenientes; por más que me insistiesen este tipo de personas, no podían ingresar al club, pues en el momento en que se tomaba la decisión no había marcha atrás. Una vez me tocó enfrentar a alias “Totico”, señalado de ser el asesino de un agente de la DEA en la calle 100 con carrera 11. En aquellos días el hecho estaba recién salido del horno, y las sospechas que recaían sobre el eran muy fuertes, por lo que nos vimos obligados a negarle la entrada al club. ¡Que calentura!

Las anécdotas que quedan en la memoria de Cinema son innumerables. Sin duda valdría la pena acuñar la frase: “Lo que pasa en Cinema se queda en Cinema”. Cabría aclarar que por respeto a gran cantidad de personas nos hemos abstenido de publicar gran cantidad de contenido revelado durante la construcción de este reportaje, por lo que pueden estar tranquilos todos los famosos que les gustaba la buena fiesta.

Gerard: Fueron muchas las cosas que ocurrieron dentro Cinema que no difieren de los típicos sucesos que pasan dentro del mundo de la fiesta. Empero nunca tuvimos gente muerta o casos de problemas graves dentro del sitio. Recuerdo en particular como en algunas oportunidades nos hicieron mala competencia al echar gases pimienta dentro del sitio. Recuerdo, también, algunos sucesos chistosos de cómo algunos dj’s se enloquecían con productos particulares, y muy apetecidos, cuya obtención en Colombia resultaba fácil y sencilla para la época. (Risas)

Fabián: En realidad muchos extranjeros y personas con trascendencia mediática frecuentaban el club. Son muchas las anécdotas que habría por rememorar: Las peleas que nunca hacen falta en las noches fiestas, gran cantidad de personajes del jet set y sus locuras que las paredes de Cinema recordaran y callaran al mismo tiempo, narcos y sus aventuras sexuales que teníamos que controlar.

Muchos personajes de la farándula no pueden negar su gusto por la buena música: los integrantes de Aterciopelados, los hermanos Nule antes de que estuvieran presos, personas pasajeras que al día siguiente las veías en primera plana esposados, Pirry, Juanes, Manolo Cardona, los hijos de políticos como Gaviria y Uribe, la familia de Samuel Moreno. Actualmente voy por la calle y son muchas las personas las que me saludan constantemente, también en algunas ocasiones enciendo la televisión y me percato de muchas personas que frecuentaban el club; hace poco en canal 13 me percate de un muchacho que hacia un programa de excursiones con bicicleta que se llamaba Miguel y le decíamos “Meteoro”.

Lo único que queda por hacer es agradecer a la vida y al destino, eso sí, sin antes restringir el derecho, inherente a aquellas personas que frecuentaban el club, amantes de la buena fiesta, a preguntarse: ¿Por qué después de la grandeza se llegó a la nada?

Gerard: La administración distrital, durante el año 2010, produjo grandes impedimentos para el club. Las peleas que realizaron nuestros abogados fueron inútiles para evitar el cierre definitivo del lugar a finales de ese mismo año. En ese momento mi hermano y yo decidimos vender parte de las acciones; fue así como los ex socios y los nuevos compradores de la marca decidieron abrir en otros lugares, después del primer cierre. 

La nueva locación fue desarrollada en la calle 85, y tiempo después, en la calle 93, sin una gran acogida por el público en ninguno de los dos casos. El club siempre tuvo altas expectativas, por lo que no se podía defraudar al público con propuestas que no cumpliesen las expectativas. La gente siempre nos pregunta por la marca por lo que siempre nos preguntamos si valdría la pena una reapertura del lugar.

En efecto, lo último sonado en la prensa, más específicamente en plataformas como Vice, fue la reapertura del lugar. No obstante, desde aquel momento, las publicaciones seriadas especializadas, han escaseado en lo que debería ser el cubrimiento de la continuidad de un gran legado cultural.

Selecciona tu moneda
USD United States (US) dollar