Por: Mario Carvajal

Para nadie es un secreto el gran auge de la cultura de música electrónica que ha tenido espacio  en la última década en Colombia. Diferentes clubes y colectivos han apoyado este notable crecimiento en varias ciudades del país, entre ellos, uno de los principales clubes del suroccidente colombiano, Sonido Central -antiguo La Central- ubicado en la sucursal del cielo, Cali.

En lo corrido desde su reinauguración en la zona céntrica de la ciudad, muy cerca de lugares icónicos como La Plaza de Caicedo o la iglesia La Ermita, el club ha compartido múltiples noches con DJs residentes como Julio Garcés, Carlos Posada o David Noreña, y artistas internacionales de la talla de No Regular Play, Anja Schneider, Ellen Allien, Birds Making Machine o Richy Ahmed.

Hunee_133

*Cortesía de sonido central (ph. Diego Molano)

El sábado pasado el encuentro fue con Hun Choi A.K.A  Hunee. Choi, reconocido por su agilidad selectora que varía del house al disco y del afrobeat al techno, ha tenido presentaciones en festivales de alto calibre como Dekmantel, Oasis y Dimensions. Recientemente lanzó su álbum Hunch Music (Rush Hour), grabado en el estudio de San Proper.  Las expectativas eran altas.

El warm estuvo a cargo de Oscar Sanz, quien mediante tracks de Funk y Soul  de First Choice, remixes de Louie Vega clásicos Disco como el de Arman Van Helden y House con tendencias del Hip Hop de Jesse Perez se encargó de acercar a los ravers y mantener el nivel perfecto de preparación y emoción para lo que se venía. Hunee ya estaba esperando su turno después de que Sanz cerrara su warm con el Rare Silk del E.P ‘Tour de Force’.

Hunee comienza y con un descenso drástico en los bpm de su antecesor, crea un ambiente confortable mediante una acapella, rompiendo todo para generar un nuevo panorama. A través de tracks poco convencionales para el público presente, se emprende la exploración continental. Mezclaba con total precisión vocales femeninos de las Pointer Sisters y su influencia  Disco/Rock-Pop, para luego llegar a la cultura italiana por medio del sonido futurista, a través de caja de ritmos y sintetizadores de voz propicios del Ítalo-Disco.

El House se hacía pilar de su set hasta culminar la primera hora, las transiciones eran cortas, en ocasiones tan rápidas que no se percibía el cambio de canciones. Al momento de que los tracks africanos hacen su inmersión, quedó demostrada la habilidad de Choi para mezclar géneros que incluyen grabaciones de percusiones en vivo, donde la precisión del ritmo 4/4 de un típico track de techno o house no existe. Una de las canciones más peculiares, oriunda de Ghana fue el de The 3rd Generation Band ‎que con sus percusiones en polirritmia pudieron llegar a desconcertar bastante a los asistentes, quizás por nuestra poca costumbre a géneros por fuera del techno-house.

El set no paraba de traspasar géneros, tiempos y continentes cuando el remix de Ricardo Villalobos a Moved, de Heiko Laux retumbó todo el club. Todo se tornó hipnótico con tanto minimalismo impregnado en la pista. El club con poca luz y su techo bajo se tornó más íntimo mientras el Dj estaba a la misma altura de quienes bailaban pistas irreconocibles de techno. Cuando Hunee no estaba concentrado en el par de CDJS y el Mixer, estaba sonriente bailando. El electro y ambient comenzaron a aparecer, mientras que Claro Intelecto y su Peace Of Mind iban brindando nuevos estados de ánimo; tranquilidad e introspección nos iban conduciendo hacia el final de su prolijo show.

Los asistentes no paraban de ovacionar a Choi, que de una y otra manera demostró su amplio gusto musical. Disco, House, Acid, Techno, Afrobeat, fueron tocados desde el corazón, manteniendo todo tan natural como fue posible. Sus lanzamientos en sellos como Internasjonal, Ostgut Ton y Dekmantel son fiel prueba que puede tocar lo que quiera, manteniendo latente el misterio de cuál será su próximo as bajo la manga.