Stephan Bodzin

Pararse en frente de Stephan Bodzin y verlo presentar alguno de sus masivos lives, es remembrar inmediatamente a un genio trabajando en su futura creación; ya sea  desde  un siniestro Frankenstein a un apasionado y feliz Frank-N-Furter. Pero, en el caso de Bodzin –y contrario a sus colegas de ficción– el resultado es belleza y casi perfección pura.

Si a principio parecería una locura comparar el genio de Stephan con los anteriores genios de la ficción, hay algo también intrínseco: en una era de sobre-exposición, este alemán ha pasado gran parte de su vida en las sombras, trabajando en sus creaciones, así tal cual, como un genio loco.

En caso no nos crea sobre estas afirmaciones, le invitamos a que el próximo 24 de Septiembre, asista a su primera presentación en Colombia en el icónico venue Piso 30, gracias a la promotora FUAD.

Su sola presencia y sus entusiastas expresiones faciales cuando se encuentra con sus equipos (entre esos, su adorado Moog) bastan para dar prueba de ello. La pasión del DJ por sublevar los sonidos data de ya hace unas décadas cuando a los 15 años decide dedicarse de lleno a la producción musical. Su primera vitrina fueron las salas de teatro, que sirvieron de base para trabajar en un soberbio sonido minimal que el mismo DJ dice, nada tiene que ver con el que nosotros pensamos que es el género.
Fue su interés por entender la fuerza del sonido, en el silencio, la que desarrolló no solo su oído, sino sus capacidades de controlar a un publico en experiencias sonoras.

Siendo un trabajo completamente “tras bambalinas,” el reconocimiento al trabajo era algunas veces, omitido, hasta que por cuestiones del destino y de celebración del equipo de teatro, que el DJ se encuentra de frente con la vida nocturna underground que se convirtió en el motor para desarrollar su particular sonido Techno.

Lo particular de esto es que Bodzin, no es propiamente Techno; aunque hay ritmos 4/4, bass linesy distintivos que le harían encajar, el sonido del DJ podría decantarse mucho más en el género ‘Electronica’. La delicadeza de sus creaciones, totalmente atemporales y su exploración por sonidos sumamente futuristas, contrastan con la producción clásica y romántica que imprime el DJ, capaz de tocar las fibras de cualquiera que le escuche.

Por ejemplo, su primer álbum ‘Liebe Ist…,’ además de su tarjeta de presentación, fue una completa declaración al mundo de un nuevo sonido auténtico y casi irreal que el DJ, proponía desde la tranquilidad de su estudio en su casa, lugar que prefiere antes que los escenarios. Para Bodzin, producción mata gig. De hecho, ha contado recientemente, que su primera presentación como DJ fue a sus 35 años; algo bastante particular, si se tiene en cuenta el afán que tienen las actuales generaciones de pararse, sin la experiencia necesaria en un booth.

Pero a Stephan no le importa. Por el contrario, su carga de positivismo ante el interés de estas generaciones en devorar sonidos y proponer otros (sonidos) le llenan de vida. Para él, la vida es una sola y hay que aprender a vivirla haciendo lo que uno quiere. Su claridad ante la rapidez actual y ante los ciclos (sobretodo en los públicos de la vida nocturna) le han llevado a tomarse las cosas con calma.

Hoy prefiere encerrarse como un genio en su estudio creando remixes para Oliver Huntemann, Pan-Pot, Marc Romboy, Thomas Schumacher y pasar más tiempo con su familia, que ama, que andar de tour.

Hasta hace un año lanzó su segundo álbum luego de casi 8 años de ausencia. Powers Of Ten, un magistral álbum considerado por la crítica under y no-under una pieza maravillosa, del que se desprende aquel track que se convirtió en un clásico instantáneo: Wir.
No hay quizás algún DJ en la faz de la tierra que se haya visto tentado o haya mezclado en su set, la tremenda canción trippeada que para muchos es un himno, para otros una alabanza, una pieza de arte o en últimas, el track más perfecto jamás creado.

Lo malo de todo esto es que, mientras Stephan Bodzin, se toma su tiempo para componer y crear sus temas profundos y llenos de alma, a nosotros nos queda esperar quién sabe cuántos años hasta su próximo release. Lo bueno, que al menos nacimos en el momento exacto para presenciar el próximo 24 de Septiembre, en Bogotá, a uno de los genios que ha dado la música electrónica.