El recientemente conformado sello discográfico Asylum 1001, presenta nueva música en su catálogo a manos de Le Conde


 

Por: Alejandro González Castillo

Hace poco menos de un semestre, una nueva propuesta surgió en el circuito de fiestas capitalinas como resultado de los impredecibles pero necesarios virajes artísticos entre DJs y productores activos en el medio. Asylum, quienes comenzarían a forjarse camino dentro del mercado de eventos de música electrónica en Bogotá con la presentación de Adam X en noviembre del año pasado, además de la serie de fiestas CRUDO que ha contado ya con un par de ediciones, ahora presenta su primer lanzamiento musical entorno al debut de Le Conde, el extended play titulado Alone, disponible en formato digital desde el pasado mes de enero.

Juan Sebastián Silva, la mente detrás del proyecto y fundador del sello, se reinventa como solista a través de un trabajo diverso y curiosamente rábido. En Alone, Juan experimenta en los géneros del house y el techno, conectándolos con un aire furibundo pero de cierta manera melancólico. En un curso de dos tracks, se pueden identificar distintas turbaciones que inducen un desdén de terror, pero que sin duda intentan comunicar un mensaje cargado con altas dosis de tenebrosidad. La producción está indescartablemente delineada para confinarse factiblemente dentro de espacios renegridos y distantes.

Como label emergente, el reto de incursionar al circuito musical de la electrónica bogotana ha hecho necesario que las propuestas de los nuevos productores sean más arriesgadas y contengan grandes cantidades de frescura, o que simplemente aporten una idea distinta al diálogo sonoro que se materializa a diario en nuestra ciudad. En este intento, el uso de pedales de efectos y sintetizadores análogos ha sido un diversificador en el sonido con el que se identifica la música del sello, representando una energía cruda y agresiva.

El EP abre con “Fuck Them”, un tema áltamente rítmico y percusivo, que de entrada induce a un estado de alerta e inquina. Acompañando a éste título, “Violence Mark” es el intento de Le Conde de instalarse dentro de la mente del escucha para infundir el misterio del cual se alimentan los diferentes efectos y sonidos que cimentan la producción. Sonoramente, la experimentación y los samples juegan un papel crucial en este trabajo, lo que en cierto nivel intenta hacer del proyecto algo fuera de lo habitual, con un desenvolvimiento alternativo a la música que se escucha actualmente en los warm-upsshowcases de diferentes colectivos y sellos emergentes.