Function: El sonido del underground

Por: Alejandro González Castillo

Una de las experiencias más inquietantes en lo que va del año en materia musical en Bogotá, se pudo vivir el pasado 24 de junio en el club Vagabond al norte de la ciudad. Uno de los residentes de Berghain más aclamados y de los DJs con más trayectoria en el mundo actual, hizo que el black room se tornara aún más oscuro con un asalto musical tan intenso, que aún se puede oír por los rincones más escondidos de nuestra memoria.

Dave Sumner, más conocido bajo el alias de Function, es no solamente el responsable de enriquecer toda una escena musical en su natal New York, sino uno de los mayores representantes de sellos tan importantes como Ostgut-TON y del colectivo Sandwell Districtjunto a Regis. Producciones musicales como Incubation, del año 2013, se mantienen hasta el día de hoy como grandes referentes de la música techno, logrando así constituirse como puntos de entrada y focos de influencia para muchos otros entusiastas musicales.

La noche contó con la presencia de varias de las máquinas techneras más importantes de la escena local, comenzando por un impecable back-to-back con Tovar Arango, y continuando con los fabulosos sets de Spike, seguido por Aleja Sánchez. Con toda seguridad, estos grandes de nuestro entorno inmediato conocían la magnitud de lo que nos esperaba, y nos procuraron una ceremoniosa atmósfera con los más altos estándares, muy precisa para recibir a quien es considerado uno de los grandes héroes de la escena underground mundial.

De esta manera fue como Function arribó al escenario, listo para demolerlo todo, pero con una actitud sobria y tranquila. Los sobresaltos fueron enteramente musicales y se sintieron por cada una de las esquinas del lugar. Afortunadamente  las expectativas que se generan al tener la oportunidad de presenciar un acto de esta envergadura, se desvanecen para darle lugar a lo que en realidad debe ocurrir en una noche tan esperada, que es dejarse sorprender por la orquestación sonora de una de las mentes más prodigiosas de  la música electrónica de las últimas dos décadas.

Aunque en cierto nivel fue indescriptible, es claro que existió una punzante pero seductora energía en lo que logramos escuchar por parte de Sumner durante su set. En momentos completamente relucientes, se pudo experimentar como la sofisticación de sus influencias musicales más tempranas como Depeche ModeKraftwerk e incluso New Order se imprimía en cada uno de los tracks, que se acoplaban de una forma tan genuina, que resultaba casi impensable que no fueran expresamente diseñados para solo esa noche. Y es ahí mismo donde se encuentra la genialidad de un DJ tan certero como Function, en la habilidad de construir algo auténtico y pensado para entablar una relación directa con cada uno de los espectadores. La respuesta del público fue unánime, y se vio reflejada en cada una de las constantes ovaciones causadas por el increíble impacto de los arquitectónicos y soberbios sonidos que retumbaron incesantemente por el lugar, llegando a lugares tan profundos y con una fuerza tan aplastante, que el viaje de regreso a la superficie se extendió extrañamente para muchos de nosotros.