Especiales: Madonna – 20 años de ‘Ray Of Light’

Si hay algo que tiene Madonna de fascinante, es la habilidad de reconocer tendencias para apropiarse de ellas, magnificarlas y aplicarle su distintivo sello pop. Esto lo ha venido haciendo por ya 3 décadas, convirtiéndose, no solo en la artista femenina con más discos vendidos en el mundo, sino también, en un epítome de reinvención y vigencia hasta la fecha.

De hecho ha sido esta reinvención, la que se ha convertido en el mantra de vida de la reina del pop para sobrellevar los años. Cabe recordar que en 2004, su tour fue bautizado “The Re-Invention Tour,” como muestra de empoderamiento de su figura ante la prensa que consideraba su discurso gastado y desesperado.

Y como no, si con más de 13 álbumes lanzados, sería más que entendible toparse con producciones magistrales y algunas más bien flojas. No todo el tiempo tenemos que tener buenos días. Sin embargo, en el 98, Madonna fue capaz de lanzar un soberbio álbum que está más allá del bien y el mal, que se alejó abismalmente de los sonidos pop, que hizo a la prensa morderse la lengua y de paso, considerarle su máxima obra, aún hasta la fecha: Ray Of Light.

En plena muerte del grunge y un cercano –pero difuso– movimiento pop que levantaría a personalidades como Britney Spears, N’sync, Christina Aguilera y demás, el estado musical de aquel entonces tambaleaba. Madonna venía de sufrir una crítica y un derrumbe profesional, por parte de la prensa, por el lanzamiento de su álbum ‘Erotica’ en el 1993 acompañado del libro ‘Sex’ por el cual se levantaron demandas, fue quemado y generó un torbellino mediático que parecía irreparable.
Un álbum en respuesta, ‘BedTime Stories’, del que saldrían clásicos como ‘Human Nature’ donde Madonna defiende su sexualidad y libertad; ‘Take A Bow,’ su balada más importante y por la que recibiría un número 1 sin siquiera cantarla en vivo y especialmente, Bedtime Stories, escrita por la cantante islandesa, Björk, quien no lo hizo por Madonna, sino por “hacerle un favor a un amigo” que trabajaba con la reina determinó enseguida, lo que sería la siguiente producción de Madonna. Los ritmos trip hop y electrónicos, mezclados con su delicadeza pop, le influyeron para sumergirse en un momento que parecía apocalíptico, por la llegada del 2000.
Ray Of Light (álbum), fue lanzado el 22 de Febrero de 1998, justo cuando Madonna acababa de dar a luz a Lourdes –su primer hijo– hacía más de un año y fue con sonidos que parecían grabados desde el vientre, los que daban inicio al álbum. Una voz submarina y una oda a la vida, marcaban un nuevo estilo musical en su carrera. ‘Substitute For Love’, el primer track del album, cargada de sonidos ambient eran una canción de cuna para su hija, en la que la estrella cambiaba la fama por el amor y el hedonismo, por la maternidad.

William Orbit, productor ingles, fue la mente detrás de esta producción que le ganó cuatro premios Grammy (sus primeros en toda su carrera), al ser el responsable de otorgarle una cohesión rítmica y coherencia conceptual a todas las canciones. Madonna para ese entonces, parecía también inmersa en la religión del Kabbalah, así que parecía un poco entendible la necesidad de la cantante de trabajar con una mente mucho más mística y shamánica como la de Orbit.

Canciones como ‘Swim’, parecían gritos de ayuda –Madonna también confiesa haber cambiado su rango vocal, explorando mucho más adentro nuevos alcances que no sabía que tenía. La fusión de sonidos marroquíes junto a guitarras distorsionadas y sonidos de vientos al fondo, presentaron a una Madonna más madura, más creíble y la prensa aceptó su adjetivo de “superestrella”.

La canción que le sucedería, Ray Of Light, una magistral pieza acid se convirtió en un himno de su época entre ravers y el mainstream. La facilidad de fusionar ambos géneros usando una Roland Juno-106 con sonidos de campanas, silbidos y riff de una guitarra eléctrica combinado con los nuevos rangos vocales de la cantante hacían de este, un primer sencillo y un éxito seguro.
Aun así, el primer sencillo de ‘Ray Of Light’ fue ‘Frozen’.

Con un poderoso video grabado en un desierto en California, Madonna hizo su debut en la electrónica a través del lente del genio Chris Cunningham, del que Madonna quedó fijado luego del lanzamiento del video ‘All Is Full Of Love’ de la islandesa Björk. La misma que fue un punto de referencia para este LP. Cunningham, que venía de trabajar con productores como ‘Aphex Twin,’ se rehusaba a la idea de trabajar con una personalidad como Madonna pero, luego de ser persuadido, aceptó filmar el video que sigue recibiendo críticas positivas debido al magistral y muy “adelantado a su tiempo” manejo del CGI.

Eran los 90’s. Al estar todos enfocados en el fin del mundo, Madonna no vaciló en apropiarse también de los sonidos de los raves que parecían en boca de todos: las fiestas Techno que venían disparándose en Detroit y Reino Unido. Por lo que la cantante y Orbit sintieron un respaldo creativo y edificaron temas como ‘Skin’, un enérgico track Techno a 143BPM que mezcla instrumentos hindúes etéreos con un estilo tan atemporal que funcionaría perfectamente en cualquier pista el día de hoy. ‘Sky Fits Heaven’ es otra obra maestra, un track acid Techno a 140 BPM, mucho más melódico, del cual se podría decir, Madonna tomó como inspiración la idea de agregar un sinuoso piano en un tema electrónico, del fallecido productor Robert Miles en ‘Children’.

Canciones como ‘The Power Of Goodbye,’ con las campanas sonando y los synths que se apoderan de la canción de forma casi que imperceptible, se convirtieron en clásicos de la inmaculada colección de la estadounidense a la que le tomó, tan sólo cuatro meses, sentarse con Orbit y grabar este álbum. El periodo más largo en toda su carrera, produciendo un álbum.

Hoy, han pasado 20 años desde su lanzamiento y sigue sonando tan fresco como cuando fue lanzado. Quizás porque ellos tenían tan claro como los productores de antes y hoy, que ese sería el sonido del futuro. Puede que para muchos no sea una referencia propia de Techno, sonidos underground o siquiera el estilo de vida under, sin embargo, también para muchos ‘Ray Of Light’ sigue siendo un rayo de luz que lleva iluminando un camino entre el underground y el mainstream que, créanlo o no, están a punto de encontrarse nuevamente.