El dúo colombiano conformado por Donna Lace y Theo Jah Leon, debuta con un EP tentativamente inquietante e introspectivo


 

Por: Alejandro González Castillo

Si usted ha hecho parte de la movida de música electrónica en Bogotá durante el último lustro, el nombre de BIMOL no es ajeno a sus oídos. Seguramente alguien del mismo medio se lo habrá mencionado en alguna oportunidad, lo ha visto en el flyer de alguna fiesta en BAUM, Radio Berlín Rooftop by Gora, o con mayor probabilidad, figurando en los carteles de festivales como Storyland, BAUM Fest, BAUM Park, Tatacoa y Hermoso Ruido. BIMOL Project, la agrupación originalmente conformada por la diseñadora y cantante Diana Ávila (también conocida como Donna Lace), Theo Jah Leon y Julián Cubillos López (también conocido como Cvbes), ha sido reducida al formato dúo con estos dos primeros: Donna siendo la encargada de las voces y las letras, y Theo en la producción.

Como espectador de eventos o asistente a fiestas de house y techno en la jurisdicción del Distrito Capital, he tenido la posibilidad de presenciar las actuaciones de BIMOL en varias ocasiones, y puedo afirmar que cada una de ellas ha sido uno de los puntos que marca la diferencia, o que de alguna manera genera mayor recordación. ¿Por qué?, se preguntarán. Muy fácil, son uno de los pocos live-acts con una voz integrada en su ensamble, y además de eso, femenina. Junto a otros proyectos como Mavidip & SteinslauskyMNKYBSNSS, Vicka y Bounce And Beats, BIMOL hace parte de un selecto puñado de artistas que han emergido desde el casco urbano central de Colombia, y que le han apostado a desarrollar una posible faceta de la música electrónica en nuestro país.

El primer material conocido por el público a manos de BIMOL fue el sencillo “After Shadows”, lanzado unas cuantas semanas después de su incandescente presentación en la segunda versión del BAUM Festival en el año 2016. En ese entonces, la banda describía su sonido como “un viaje entre el dinamismo de la electrónica actual y esas tonadas que transportan al público a la era dorada del pop”. Pero incluso desde esos tempranos momentos, el proyecto se perfilaba desde una dimensión reflexiva y congestionada en lo íntimamente entrañable.

En Nuestro Mundo, el primer extended play de BIMOL, la pareja realiza un trabajo de exploración e introspección que los ha llevado a nuevos terrenos sonoros y líricos. Abriendo con el track que le da título al EP, se puede captar claramente como se da la bienvenida a una experiencia en la cual, a lo largo de 4 canciones, el oyente podrá descubrir una gran cantidad de matices que se construyen desde los lugares más oscuros, pero que llegan a los espacios más exquisitos, acompañados de melodías y letras que se conectan de manera inquietante pero seductora. Un claro ejemplo de lo anterior son los cortes “Aprendo” y “Dreams From My Soul”, tan intrigantes que invitan a sumergirse en la profundidad de los pensamientos hasta divagar eternamente en el interior de los sueños, los deseos y los motivos.

El EP cierra com “Waiting”, personalmente mi tema favorito en el trabajo, una producción apasionada y sugerente que no se equivoca en incitar el movimiento frenético en medio de la pista, el track más bailable en los 35 minutos de música (con duraciones extendidas) que componen este arriesgado lanzamiento. Sin duda, esto no será lo último que logremos escuchar de BIMOL, una proyecto que se mantiene como uno de los actos más representativos de la escena electrónica de la ciudad de Bogotá.

Selecciona tu moneda