Por: Alejandro González Castillo

Los últimos años han llegado con un crecimiento vertiginoso en la producción de eventos dedicados a la música electrónica en Colombia. El día de hoy, contamos con varios festivales durante el curso anual que han constituido  una ocupada agenda musical de la cual muchos hemos resultado beneficiados.

Estos son los casos del BAUM Festival y su primo BAUM Park, éste último trasladándose a la capital de la montaña, Medellín, para su segunda versión tan solo un día antes de la fecha diespuesta para la celebración de la tercera entrega del BAUM Fest en Bogotá. Por su parte en Medellín, el Parque Norte contó con la presencia de espléndidos artistas internacionales como Anja Schneider, Scuba, Marco Bailey y Jeremy Olander, a quienes se les sumó la compañía nacional de Magdalena, Deraout, Julio Victoria, Memek, Hernán Cayetano y Dany F, junto con los dúos Figueroa & Obando y José M & Tacoman.

La imagen puede contener: cielo, nube, exterior y naturaleza

*Foto cortesía de El Gato Fotógrafo

Un sábado 20 de mayo más, en el mismo lugar y a la misma hora, se desbordó todo un río compuesto de sonidos, luces  y almas que hicieron de la tercera edición del BAUM Festival una más para entrañar memorablemente. El río comenzó en a fluir al norte de la ciudad en Multipaque, donde tres diferentes embarcaciones estaban listas para transportar a las tripulaciones del público de la mano de una gran cuota de capitanes nacionales encargados de zarpar, entre ellos: Anti, DJ Pho, John Dope, Sebass, Alejandro Steiner, Don G, Lucciana, Stav, Seb Mildenberg, Fiona Beeson y Canedo.

Al caer la tarde, más y más personas comenzarían a llegar para colmar los escenarios y rebosarlos con la gallarda energía que se acostumbra a acumular en este emplazamiento, que muchos ya hemos fichado como uno de los imprescindibles del año en materia musical. Exactamente a las 6:00pm, el escenario BAUM recibiría al trío italiano Agents Of Time, compuesto por Andrea Di Ceglie, Fedele Ladisa y Luigi Tutolo. Considerados por la comunidad fiestera en Bogotá como una de las presentaciones más simbólicas e inolvidables durante el transcurso de la historia del desaparecido club Billares Londres, esta vez sin túnicas negras que cubrieran sus cuerpos, el trío barése del tiempo desencadenó todo un caudal de emociones que se interponían entre los saltos y los gritos de los espectadores por cuenta de su habilidad para acoplar peregrinas melodías con el intensificado auge del ritmo technero.

Terminada la presentación de los italianos con una calidez y cercanía con el público que cabe mucho resaltar, había llegado el momento de mayor expectativa por gran parte de los asistentes. Posterior a la cancelación del alemán DJ Hell, se confirmó su reemplazo por Legacy Detroit, el proyecto conformado por dos de las más grandes leyendas de la historia del género musical que ha logrado inspirar celebraciones como esta que nos convocó: Sherard Ingram, más conocido en la escena musical como DJ Stingray y su contraparte Delano Smith. El primero al frente fue Stingray, quien con una propiedad y confianza supremamente abrumadoras originó un revolucionario levantamiento musical desde lo más visceral y prístino del techno y el electro, desintegrando en cierto nivel la contenida virginidad auditiva en los oídos de muchos de nosotros.

Adentrándonos aún más en el vórtice de este copioso fluido musical, desde el centro emerge con total lozanía y exhuberancia Delano Smith, quien durante la última hora del legado arremetió con un set tan apabullante y absoluto, que cuesta aún no estremecerce ante tal despliegue de técnica y simetría sonora. Cada momento de su set se sentía meticulosamente programado para atinar hacia puntos específicos en donde los estímulos se rinden y todo lo que queda es la sensación de la más exquisita de las turbulencias.

9 en punto de la noche, la inimitable presencia de Juan Atkins se adueña del escenario y la gente enloquece. Y no es para menos, claramente, hablamos de uno de los iniciadores de todo este movimiento, no en vano se le conoce como The Originator, uno de los estandartes de la generación The Belleville Three en Detroit, junto con Derrick May y Kevin Saunderson, éste último presente hace exactamente un año cerrando el festival con broche de oro. Es un conocimiento común que en materia de techno Detroit es infalible, verosímil, eclesiástico. No en vano, uno de los momentos más brillantes del festival fue cuando el mismo Atkins solemnizó todo alrededor  con el sonido de las campanas.

Mientras todo esto ocurría, del otro lado estarían presentes los dúos houseros Andhim y Klangkarussell respectivamente, ambas propuestas de gran acogida en el público capitalino y recordadas venturas en el memorial fiestero de BAUM. Seguidamente, el proyecto sueco-estadounidense Pleasurekraft le haría una persuasiva y prometedora antesala al momento que yo personalmente esperaba con más ansias en toda la noche, la comparecencia del dúo escocés de Stuart McMillan y Orde Meikle, Slam.

30 años de carrera artística han esparcido decenas de sencillos, remixes, EPs y álbumes que constituyen un aclamado aporte al desarrollo de la música electrónica desde diferentes géneros como el house y el techno, integrando en sus influencias elementos del funk y el acid. Con todo este bagage es como recibimos a este par de titanes de la producción, que no titubearon un segundo para demostrarnos por qué son considerados de los actos más importantes del circuito de festivales mundial, contando con y siendo curadores de su propia carpa en festivales de gran renombre a nivel mundial como T in the Park en su natal Escocia.

La presentación de Slam fue todo lo que se esperaba y más, en medio de un desenvolvimiento ejemplar dejaron ver toda la prominencia de la propuesta musical que han desarrollado durante las últimas 3 décadas, reafirmada con la selección de varios de sus cortes más conocidos a la fecha, como “Clap Your Hands”, “Vapour”, “Fervant” entre otros.

Tal fue el impacto que tuvo el dúo en el festival que terminado su paso, el mismo Curtis Alan Jones aka Green Velvet, quien los relevó luego de una hora y media de set, seleccionaría uno de los singles más reconocidos por los fans de los escoceses, “Take You There”, en colaboración con Mr V. El set de Green Velvet, aunque sabido para muchos, fue uno que gozó de la aprobación y el goce total de quienes lo escuchamos. Aunque resulte descabellado para algunos, existimos algunos a quienes aún se nos hace imposible no sucumbir ante la impúdica concupiscencia del house. Sin duda, la entrega, el carisma y el flow del estadounidense retratan toda la clásica onda rumbera de Chicago y hacen de sus presentaciones una experiencia absolutamente divertida y radiante, algo que fue audible en su clásico opening con “Flash”.

Paralelamente, los otros escenarios contaron con la presencia del dúo italiano de deep y tech house Hunter/Game conformado por Emmanuele Nicosia y Martino Bertola, y seguidamente desde Inglaterra, la productora Eliot Paulina Sumner, más conocida como VAAL  en el stage VIP. Al mismo tiempo, en el escenario BAUM, el holandés Joris Voorn, uno de los DJs/productores más queridos y respetados por el público colombiano estaba haciendo gala de sus nuevas producciones frente a las miles de personas que se congregaron bajo la carpa para disfrutar de su magia.

Pasada la media noche, ya quedaban las últimas horas de festival. Los cierres estaban distribuidos entre los escenarios con Chris Liebing en el BAUM, Josh Wink en el Jardín Ø [Phase] en el VIP, éste último ya abierto para todo el público. El set del alemán estuvo cargado de energía, potencia y vigor. Como era de esperarse, Chris evidenció su grandiosa habilidad para dominar el ambiente con total prontitud, adueñándose del espacio con bajos lacerantes y mordaces.

Mientras tanto el estadounidense Josh Wink, con su distintiva mezcla de acid house y sonidos tribales, presentó un set donde dejó ver su mejor faceta como productor haciendo sonar varios temas clásicos de su autoría para el deleite de sus afiebrados seguidores.

Por último tuvimos al inglés Ø [Phase], el más esperado por la élite technera en el festival y para muchos, el mejor de toda la cuota de artistas seleccionados para esta tercera edición. Ashley Phase, es conocido dentro de la escena del techno en el Reino Unido por su prominente capacidad de fraguar sonidos que se nutren de lo más etéreo y refinado el ambient y el minimal techno hasta lo más punzante y crudo del clásico sonido de Detroit. Durante su cierre, Phase nos jaló en una fuerte corriente de techno íntimo y bastante reflexivo. Fue una experiencia fantásticamente introspectiva, en donde los sonidos parecían transmutarse a través de nuestros cuerpos de una forma tan boyante, que se sintió una majestuosa elevación en el poder interno de todos los seres presentes, haciendo de este episodio uno de los más fastuosos e imponentes de toda la noche.

Esta tercera edición también estuvo acompañada por muchos más artistas nacionales e internacionales como Mauro Calderón, Sebastián Ortiz, Caave, KAMI, Paash! y Julianna, quienes completaron la carta de navegación dispuesta para esta intrépida y bizarra travesía, en donde las turbulentas aguas musicales conformaron una de los itinerarios más importantes de todo el año.

La imagen puede contener: 2 personas, multitud

*Foto cortesía de Alejandra Mar
Selecciona tu moneda