Son varios los factores que definen la belleza de un live: la oda a la improvisación, que demuestra la pericia de un productor de desenvolverse en vivo, frente a un público que exige sonidos cambiantes inmediatos; saber que cada presentación será un momento único e irrepetible, que partió de una reacción casi química de un público determinado; el factor riesgo en cada presentación, que aún cuando con una infinidad de sonidos y posibilidades en la electrónica, en este caso se ve reducido a un número limitado de botones y quizás el más importante de todos: la vulnerabilidad y exposición del artista desarrollando una obra en vivo hacia un público que reacciona y genera un diálogo cuyo único lenguaje, es el corporal.

Lamentablemente en Colombia la cultura LIVE es escasa. Con unos cuantos actos en ciertas ciudades, por parte de productores determinados a explorar los límites de la música electrónica y sin miedo de experimentar en tiempo real, Juan Charry aka Junn se convierte en uno de esos abanderados con un proyecto que viene desarrollando desde ya hace un par de años, dentro de esta rama de la escena under que parece menospreciada y claramente desplazada por el excesivo y sobresaturado DJ Set que tiene invadidos todos los clubes del país.

Con un inicio en la música que viene desde los nueve años cuando, obligando a su padre a que lo llevara a una escuela de música, pasó por todos los salones probando cada instrumento hasta encontrarse con el que le enamoraría, la batería; la cuál segun cuenta, no solo lo llevó a formar parte de diferentes bandas sino que fue moldeando su sonido y gusto actual (que en ese momento aún no se inclinaba hacia el mundo electrónico) hacia géneros que parecían imposibles de explotar con un solo instrumento musical y exigían en cambio mucha más libertad melódica y electrónica.

Por pura coincidencia, hace unos 4 años se topó con el maravilloso live set de la productora holandesa, Xosar, en Boiler Room el cual sirvió como catalizador para sumergirse de lleno, en el mundo de las máquinas, las cuales fue adquiriendo paulatinamente. Hoy, cuenta con un estudio equipado por equipos que van desde unas unidades CDJ 100 hasta una Korg Electribe MX, se ha convertido en su secuaz, durante sus actos. Como prolijo conocedor también, al derecho y al revés el programa Ableton Live, se ha ganado el título de profesor de producción en la academia integral de DJing y producción Underground Studios.

Esa exploración musical, que más que una necesidad, se ha convertido en una urgencia, motivaron también a lanzar el colectivo, Gabber House, el cual con solo un año, se consolida como un nuevo sello fresco en Colombia que realizará su debut con un Various Artist en Octubre, con participaciones nacionales e internacionales curadas por el mismo Junn y que presentará sonidos Dub, Acid, House y Breakbeats como propuesta sólida y nueva en el panorama actual. De hecho, son estos los sonidos que han influenciado el imaginario del productor, quien ha descubierto un amor hacia los estridentes sonidos acid que contrarrestran los beats marcados que siguen presente en su trabajo como reminiscencia de su amor al instrumento musical que lo inicio todo.

La pasión, inequívoca e irrefutable de Junn lo están llevando a presentar su live en diferentes ciudades de Colombia. Hace unos meses anunciamos el aniversario de su colectivo con más de 8 fiestas alrededor del país, hace poco hizo su debut en Video Club con un live que fue aplaudido por todos los asistentes y con varios lanzamientos cocinándose y vínculos con sellos internacionales, el camino apenas comienza para él y nosotros quisimos ser el primer medio en documentarle oficialmente con este RIP que, aunque no es su LIVE, es una fina selección de los tracks que han influenciado su sonido y su vida y que quiso compartir en exclusiva con ustedes: electro, acid, house e influencias tribal hacen de este set uno de los más arriesgados que hemos presentado en Raversmag.com, pero viniendo de una persona que se arriesga y se entrega a la improvisación y a la mezcla en vivo, tiene un poco de sentido que sea así, ¿no?.

Para los que aún no te conocen, ¿quién es Junn?
Junn es un artista de música electrónica, productor, DJ y lo que más le gusta es hacer live. Es uno de los fundadores de Gabber House Recordings. Más o menos a comienzos del año es residente mensual en Plaza Rosa por Theatron, un nuevo espacio que ha recibido a DJs como Julio Victoria, y Ädi, entre otros. También es sociólogo y toca batería desde los nueve años.

Tus inicios en la música parten desde tu infancia tocando la batería y siendo hoy, parte de una banda de jazz. ¿cómo fue el paso hacia la electrónica y de qué manera esta formación ha influido en tu actual incursión en este mundo?
Desde pequeño he estado involucrado en diferentes actividades musicales, como bandas, coros, presentaciones, ensambles y cosas así. Nunca fui ni soy un duro en temas de armonía o teoría de la música, pero desde pequeño se me ha facilitado aprender cosas en torno a la música, sobretodo tocar batería. Las partituras de batería me parecían muy aburridas, entonces solo me sentaba a tocar batería, ponía mis canciones favoritas de fondo y tocaba sobre ellas.

De niño comenzó mi fascinación por la electrónica cuando vi Animatrix, me gustó mucho toda su música y comencé a escuchar e investigar. Me interesó más cuando vi a varios bateristas, como Jojo Mayer y Mark Guiliana, experimentar con la electrónica a partir de sintetizadores y secuencias raras, ahí comencé a tomármelo más en serio y empecé a estudiar por ese lado no tan “dance” de la electrónica. Vi a Brad Mehldau, un pianista de jazz que me encanta, tocar con sintetizadores junto a Mark Guilana en la batería y decidí que me gustaría hacer algo similar. Por esto, siempre me llamó más la atención el mundo live de la escena electrónica, y de ahí a que llegara a conocer a muchos artistas que influyeron la manera como llegué a construir mi proyecto hoy actualmente. Un día vi a Xosar con su live en el Boiler Room del Dekmantel, terminé enamorado y comprándome un Korg Electribe MX.

Para nadie es sorpresa que los lives son propuestas poco exploradas en Colombia o son alternativa para algunos DJs. ¿Qué fue lo que impulsó a Junn a ser un proyecto enteramente live y cuáles son tus propósitos con esta decisión?
Parte de la mayoría de mis influencias en la electrónica fueron gente que hacia sobre todo live: Xosar, Legowelt, Minilogue, Nicolas Jaar, Skinnerbox, Carl Craig, KiNK, Tobias, Nihls Fraham, y por esta onda. Al tocar batería, o cualquier instrumento, y sobre todo en el jazz, dedicas mucha de tu energía improvisando y expresándote. Supongo que sentí la necesidad de expresarme similar pero con la electrónica y fue a través de sintetizadores, secuenciadores e instrumentos similares que hacen parte del género.

Creo que la mejor forma de expresarte como artista enfocado en la música electrónica es presentar directamente tu música a través de un live. Cuando haces DJ set, tienes la música de terceros por medio, te expresas y construyes algo frente a una audiencia por medido de canciones de otras personas, que no tiene nada de malo. Pero cuando haces live se trata de una conexión y construcción personal por medio de tus propios sonidos y emociones. Ya no dependes de las limitaciones y emociones que vienen de la música de otros, sino eres tu el que directamente está creando todo, son tus emociones y limitaciones las que se involucran en el proceso.

Sobre mi propósito, creo que es ser feliz expresándome a través de mis maquinas, no hay un ideal musical de presentarle a la gente un género concreto o un especifico viaje mental. Creo que si yo disfruto mi live, y en la medida que me conecte con la audiencia, el resultado es que ellos también van a ser felices con mi live. Creo que la música es más que nada una forma de transportar sensaciones y emociones. He querido apostarle más a géneros como el Electro y el Acid House. No tengo una forma única de hacer mi live, esto me permite ser algo flexible para adecuarme al momento y al mood de la gente.

¿No es un poco arriesgado…?
Si, tienes que llevar todas tus maquinas y prepararte muy bien cada vez que hagas un live. Tienes que comprar maletas adecuadas para llevar tus equipos sin que se dañen, aprender a viajar con tus maletas y te expones a riesgos por diferentes razones, en el mejor de los casos que se dañen o se maltraten los equipos en el viaje, o en el peor a que te roben o se pierdan en un viaje por avión, por ejemplo. Es mucho trabajo ahorrar y comprarte las maquinas que necesitas, además que trabajar en tu estudio para construir y armar tu live es un proceso constante y demanda mucho tiempo. En mi caso que no uso computador, prácticamente desarmo mi estudio.

Tengo varias maletas y estuches para los sintetizadores, y una maleta grande para solo cables (son tres cables por sintetizador) más varios cables de audio y el de energía para la consola, el secuenciador, el compresor y el pedal de efectos. Generalmente tengo llevar multitomas porque nunca alcanzan todos los enchufes para conectar tus cosas.

Varios promotores no estarán dispuestos a pagar lo que puede costar tu live, algunos no entienden el costo monetario y el trabajo además de la energía que se necesita para preparar una propuesta así. Es un riesgo grande preparar algo para que no te llamen porque solo quieren dj’s, porque el publico o los promotores no entienden lo que hace un live, o porque no quieran pagarte lo que pueda costar. A veces simplemente no hay espacio para las maquinas y los equipos en el booth.

Entonces si, es muy arriesgado. Sin embargo yo veo que los artistas de música electrónica que hacen live antes de mi, como Gladkazuka y Lunate, entre otros, asumen estos riesgos, entonces: ¿Por qué yo no debería? El riesgo que asumimos quienes hacemos live no es lo que me preocupa, sino que a la gente y los promotores no les interese el live porque les pueda incomodar en el booth, no lo entiendan, o sea muy “caro” para ellos. Tras el live se esconde un ideal muy bonito, artistas que buscan conectarse de la forma más intima posible con el público. Hay que apoyar más este tipo de propuestas y entender que no son baratas, ni fáciles de preparar, y menos sencillas de transportar. Se vuelve importante asumir el riesgo.

¿Cuéntanos un poco sobre el proyecto y cuáles son las máquinas que usas para el mismo?
Uso cuatro sintetizadores, un Korg Electribe MX, un Moog Werkstatt secuenciado por un Korg SQ1, un Roland TB-03, y un Korg Monotribe. Todo va a una consola donde mezclo todas las señales y manejo un pedal de efectos Zoom MS-70CDR, de últimas la señal pasa por un compresor análogo. Antes tenía un Livid CNTRL y usaba el computador con Ableton Live, intenté con el computador durante mucho tiempo, pero sentí que era un obstaculo. Después de ver varios live sin compu, tomé la decisión final de cambiar el Livid por un sintetizador de los 80s. Ahora manejo todo desde las maquinas, siento que lo importante es tratarlas no como solo fuentes de sonidos y efectos, sino entender qué pueden hacer y qué no, tratarlas como tus instrumentos. Soy muy obsesivo con las percusiones, me gusta mucho el Acid House, y tomo sonidos del electro y el techno, así que por ahí va la cosa.

¿Cómo es el proceso creativo de producción de Junn?
Cuando encuentro algo que me gusta termino escuchándolo por días hasta que prácticamente se me graba en la cabeza. Cuando voy a producir me centro en los sonidos que en ese momento más me atrapan y me clavo horas hasta que logro encontrar la forma de hacer algo parecido. Me gusta también estar rodeado de maquinas y tratarlas como mis juguetes e instrumentos, no me va bien librerías de sonidos. Me pongo a tocar algún sintetizador hasta que encuentro sonidos que me gustan y que creo vale la pena seguir explorando. A veces puedo durar horas con dos sintetizadores y no encuentro hacer algo que me guste, o a veces me siento y toco algún botón o perilla. y por accidente sale algo que me encanta.

Eres parte activa del colectivo Gabber House, el cual celebró hace poco su segundo aniversario con fiestas en diferentes ciudades de Colombia – cuéntanos sobre este, tu participación y cual es el propósito de este ahora también, sello.
Soy uno de los fundadores del sello, comenzamos hace dos años y medio con dos amigos: Sebastien Orso y Juan Camilo. Empezamos haciendo fiestas en mi terraza con no más de treinta personas, con el paso del tiempo nos involucramos con diferentes espacios importantes de la escena de Bogotá, hicimos algunas fiestas y colaboramos con diferentes eventos.

Nuestro lugar preferido fue una casa en la Candelaria. La verdad, siempre perdimos plata, pero nunca se trató de eso. Como colectivo, en los últimos dos años con Sebastien nos centramos en hacer eventos de mediana y pequeña escala en lugares no convencionales. Nuestro último evento fue traer el live de Gladkazuka, fue genial conocerlo, compartir con el y ver directamente todo que hacia con su live.

Después de mucho trabajo, hace un par de meses por fin dimos un paso más y ahora somos un sello discográfico, encontraran todos los lanzamientos en plataformas digitales como Beatport, Tracksourxe, Itunes y Spotify, entre otras.

¿Cómo será la curaduría dentro de Gabber House y que deben tener en cuenta los productores que quieran enviarte demos para ser fichados dentro del sello?
Estamos interesados no tanto en los géneros sino en la propuesta musical. Hoy en día hay demasiada música electrónica que suena igual, así sea Deep, Techno o House. Queremos apostarle al productor que se arriesga y se preocupa por crear otro tipo de sonidos, siendo el género que sea. Se siente cuando hay una intención concreta en aportar en algo con tu propuesta. Si tienen música nos encantaría recibirla, pueden escribirnos al correo del sello (gabber.house.mail@gmail.com), nos gusta escuchar todo lo que llega y siempre respondemos así no sea lo que buscamos.

¿Tienen algún lanzamiento para debutar como sello?
Si, se llama “Caliente” nuestro primer compilado, un Various Artists. Es muy diverso y estamos felices de compartir nuestro primer lanzamiento con diferentes productores de diversas esferas de la escena de Bogotá. Tenemos a Discoholycs que estará presentando una mezcla entre jazzy-house y breakbeat, con ellos estrenaremos nuestro primer videoclip. También tenemos a Felina Spank y Vltra Delta Drive, con su cuota de new wave, electro y acid. También están Juan RMS & Technicalissues y un invitado de Bulgaria, A. Lamarr, ambos tracks mezclan el Dub Techno con algo de acid. También hay dos tracks míos. Son siete tracks de 5 productores colombianos y un colaboración de afuera. En el compilado encontrarán un poco la visión del sello, queremos arriesgarnos más en la propuesta musical.

¿Cuál es la idea detrás de este podcast?
Mezclar es una parte muy importante de mi propuesta y disfruto mucho haciéndolo. Para el podcast encontrarán sonidos que me influenciaron, sinceramente solo pensé en la primera y la última canción. Para prepárame reuní muchas de mis canciones favoritas y estuve tocando toda una tarde para luego grabar el set. Parte de mi propuesta se basa en explorar y lograr expresarme por medio de géneros aparte del Tech House y Deep House.

Escucharán sobre todo Acid House, es lo que más me encanta, y también un poco de todo. Igual que en mi live, no tengo un propósito concreto con llevar una idea trascendental a partir de un género en especifico. Creo que la música es muy importante porque permite expresarte, llevar y manipular las emociones de los demás de forma positiva. Queda por decir que al escucharlo se imaginarán lo feliz que estaba cuando grabé el set.

¿Qué se viene para Junn de aquí en adelante?
Estoy muy feliz de tocar con el live en el Dekmantel Festival realizado por Video Club y Espacio XYZ, han sido espacios que apoyan mucho la escena en Bogotá. Estoy trabajando en un EP para un reciente sello Bogotano en el que participan productores de acá que respeto mucho. Tengo preparado otro EP para Gabber House Recordings que sale a mediados de Noviembre. Me conseguí una grabadora de cassetes Technics para mi nuevo proyecto, que espero conozcan a principios del otro año. Estoy trabajando en mucha música que espero mandar a algunos sellos que me gustan mucho. Y ya, ser feliz con mi live.

© Copyright 2016 Ravers Magazine. Todos los derechos reservados.