Crónica. Espacio de opinión.


Por: Pablo Casas

Día 0

The Social Festival es un festival nacido en Inglaterra que se desarrolla en la ciudad de Maidstone a 50 kilómetros de Londres. Se lanzó el 28 de septiembre de 2013 cerrando el verano londinense y según sus propios creadores trayendo todo el sabor de Ibiza al sureste Ingles.  En el año 2017 como festival maduro empezó a extenderse por Latinoamérica y confirmaron dos ciudades, México y Colombia. A finales del 2016 dieron a conocer los primeros headliners, el gigante Carl Cox junto con Nic Fanciulli, y allí tan sólo empezaba la aventura…

IMG_0300

Dia 1

Los días de sol se iban perdiendo en el recuerdo Bogotano,  la lluvia,  compañera constante del pasado tomó vida de nuevo. Muchos esperábamos alegres la llegada del viernes 17 de Marzo, el día en que nacería la experiencia Social Festival en Colombia, así que las gotas de agua no amainaron nuestro ánimo, sin embargo el monumental atasco de la autopista norte hizo que me perdiera a Stacey Pullen, el primero que tenía en la mira. Dos horas y no sé cuantos minutos después arribé, ingreso a parqueaderos ágil por la 7ma o la autonorte.

La fila de acceso también estaba suave, finalmente era el primer día y estábamos calentando motores. El festival concibió tres escenarios, uno mediano denominado The Barn, una especie de casa del medio oeste (muchos lo conocen como aguapanelas), a la salida un segundo espacio al aire libre The Stables donde estaba la cuota local que ese viernes contó con Minor Dott y Cayetano entre otros; éste espacio tenía una  programación hasta las 9PM,  perfecto para un fresco encuentro con la buena música, el tabaco, el pasto húmedo y un cielo hondo listo para la contemplación.

Al lado una imponente carpa blanca se erguía entre las sombras The Meadow, escenario principal donde por suerte (si se le puede llamar suerte) iba a pasar una experiencia inolvidable. Y justo allí fue donde mi fiesta empezó en forma, Pete Tong DJ y productor Inglés y celebre locutor de la BBC Radio nos regaló un set de horas con un techno solido que pudimos disfrutar con comodidad, hacía el final toco un Remix de Kölsch ft Little Dragon, Take a chance, de la cual aún no me repongo.

A las 23:10 tomó el control de los decks Guy Gerber, este dj y productor nacido en Israel era para mí la joya de la corona de la noche. Tuve la oportunidad de verlo en el BPM 2016 y fue sin duda lo mejor que escuche en esa edición del festival, así que mi emoción por volverlo a escuchar era extrema, y me lo confirmó.

Guy a diferencia de lo que oí en México que fue puro tech house, en esta oportunidad pasó sin dificultad por el mínimal, techno y tech house y me confirmó que es de los dj que no le interesa mucho el género sino que lo suyo se basa en el set como experiencia  y sensación para el odio. Toco varias de  sus producciones conocidas por muchos de nosotros, como Secret Encounters  del 2016 entre otras.

El cierre y cabeza del cartel del viernes Loco Dice salió sobre la 1 am, regresando The Meadow a un techno fuerte para cerrar la noche con altura y entusiasmo. Para este punto ya los asistentes tenían el fervor en su piel y en sus ojos. Asistentes que debo Destacar con D mayúscula estaban conformados por una colonia paisa muy grande. En medio de las vueltas de la noche y las luces estrepitosas vi aparecer hasta carrieles, fue algo que no esperaba ya que en Medellín estaba prendido el Freedom. Y es de destacar porque eso muestra que la escena en esa región  del país sigue creciendo y hay público apasionado por la música electrónica suficiente para dar  y convidar.

Día 2

Los ecos de lluvia seguían llegando desde el norte Bogotano, era 18 de marzo de 2017 y había llegado por fin nuestra esperada cita con Carl Cox, la cima del cartel. La amabilidad de las calles bogotanas me permitió llegar más temprano que el viernes y pude dar, por fin, un recorrido calmado por la diferentes actividades que tenía Social preparado para sus asistentes, y no eran pocas, habían actividades para todos los gustos. Tenían tres espacios destinados al esparcimiento social.  Primero el Templo de conciencia Gaia, con rituales dedicados a la pacha mama, yoga y mucho más; el segundo el Gypsy market para comprar desde accesorios, variedad de comida para las largas jornadas hasta jugos naturales para pasar con alegría la fiesta. El tercero de los espacios y era Cannabis Revolution, en el que estuve viendo, tocando y comprando, era muy interesante ver la cantidad de productos derivados del cannabis que existen en la actualidad, medicinas homeopáticas y hasta invernaderos caseros para cultivar el producto en casa y darle el uso que sea del interés de cada uno.

WhatsApp Image 2017-03-18 at 10.18.56 PM

Después de disfrutar de los espacios alternativos me lancé a la fiesta como si fuese ella una leona feroz dispuesta a no dejar el más leve recuerdo de mi existencia. The Meadow estaba comandado en ese momento por Guti con un live que duró dos horas, en The Barn sobre las 22:00 hrs Art Department nos regaló un set de dos horas tremendo. La cantidad de personan aumento respecto al día anterior y aunque se nos dificultara bailar en algunos momentos por el constante paso de personas  de un lado a otro, la alegría de saber la excelente respuesta del público Colombiano por festivales como este, y que hará  que los organizadores no les quede duda para una segunda versión lo vale todo. Ya para ese momento mi felicidad estaba al límite, no quería estar en otro país, ni en otra ciudad, ni en otro festival, quería seguir allí sin pensar en las horas o el cansancio.

The Meadow  se vistió de fiesta total con Nic Fanciulli, con el stage lleno pero con el espacio suficientemente grande para vivir sin problemas la fiesta. A tiempo, sobre la 1 am Carl Cox se apoderó de todo el ambiente, no importaba si lo tenías al frente o a la distancia, él estaba por todo el lugar, como si tuviese la facilidad mágica de la omnipresencia. Su techno fuerte y fiestero no dejó a nadie sentado. De Carl Cox no se puede escribir mucho, porque es tanto su recorrido que ya lo han escrito y dicho todo. Fue la primera vez que lo veía y después de su set de 2 horas en que un track tras otro era mejor, al final se vislumbra la perfección y hace que uno entienda y enmudezca ante su grandeza y su experiencia. The Social  Festival Vol. 1 me dejo un sabor dulce y alegre, con todos los detalles en su punto, una música increíble y un  número de asistentes al evento memorable, en mi mente desde ya la alegría de lo que venga en el Vol. 2

Dia 3?

Cómo si no fuese suficiente mis dos días de tremenda fiesta, me dejé llevar por el caudal de felicidad de la madrugada y llegué al remate oficial. Éste se hizo cerca al aeropuerto de Guaymaral (tal vez lo recuerden de remates como el del Baum Festival del 2016). Mi labor periodística encomendada por Ravers ya estaba siendo afectada por tantas horas de fiesta así que no es mucho lo que les puedo contar, sólo les diré que casi no me voy…

 

About The Author

Related Posts

© Copyright 2016 Ravers Magazine. Todos los derechos reservados.
Share This