Por: Alejandro González Castillo

El segundo día de la novena de aguinaldos en las montañas Bogotá se vivió de una manera bastante particular. Los buñuelos, la natilla y los villancicos quedaron de lado en esta oportunidad, para darle paso a una velada auspiciada por la música de los mejores representantes de la escena local y alemana, desde el chalet del mirador Hollywood, en La Calera. Esta vez, dejamos la casa de árbol (BAUM Bogotá) en compañía de The Hindie Corporation para trasladarnos a los cerros capitalinos y vivir una experiencia con toda la altura del caso.

Como todas las tradicionales novenas colombianas, la reunión comenzó desde temprano. Las puertas se abrieron a las 7:00pm para recibir a los primeros asistentes, ansiosos por iniciar el místico viaje. Los encargados de darle inicio al ritual fueron los ya muy conocidos residentes de BAUM, Julio Victoria y Alejandro Canedo con otro más de sus infalibes b2b, llenos de finura y austeridad, absolutamente perfectos para iniciar la trayectoria sonora.

Seguidamente, tuvimos la oportunidad de escuchar la excelente selección de vinilos de Fabián Moreno, más conocido como Faktorm. Nacido en Medellín, y residente en Barcelona, el paisa nos mostró una sugerente y refinada mezcla de sonidos que se mueven dentro del techno, el tech house y el minimal techno, estos dos últimos sobretodo muy representativos dentro de los sellos discográficos ARTA Immersive Music y Get Physical, de los cuales hace parte.

Continuando, los aires se pusieron mucho más fuertes y así mismo Hernán Cayetano y Miguel Lega en una sesión b2b fueron los responsables de subirle el tono descaradamente a la fiesta con una decisiva dosis de techno que logró encender los ánimos de todo el público, preparándonos para la segunda parte de la fiesta.

Exactamente a la media noche, uno de los representantes del aclamado sello Innervisions se hizo presente tras el boot, el alemán Marcus Worgull llegó con una sublevada y sediciosa amalgama de sonidos que sedujeron a muchos de los asistentes. Con un innovador y muy fresco toque housero, Worgull se hizo a 2 horas de música llena de clase, sin dejar de lado el característico acompasamiento y la consonancia de las armonías.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Es en este momento donde la noche empieza a tomar mucho más brillo y color, con la inconfundible y agraciada presencia de la reina de Mobilee Records, la inigualable Anja Schneider. Para nadie es un secreto que la alemana es responsable de gran parte del desarrollo de la escena electrónica en su país natal, y una de las exponentes del género más fuertes y poderosas de todo Europa, siendo una influencia directa en el trabajo de muchos otros DJs y productores del viejo continente. Ver a Anja en acción es uno de los más grandes placeres que muchos de los seguidores de la música electrónica podemos tener. Con una actitud incandescentemente angelical y seráfica, la perpetual motion machine como se le conoce alrededor del mundo, es capaz de conducirnos por toda una aventura, llena de sutiles curvaturas e inesperadas explosiones, todo perfectamente estructurado para transmitir un mensaje lleno de sensualidad, amor y extrema belleza. Un espectáculo digno de la aristocracia.

 

Finalmente, Etapp Kyle, el más esperado por muchos de los asistentes a esta oscura novena, hizo presencia para cerrar la noche con broche de oro, y darnos la bienvenida a la madrugada a la altura de las montañas. Radicado en Berlín, Kyle es perteneciente a Klockworks y Unterton, does de los sellos más famosos en la escena alemana. Con un distintivo sonido bastante frío y seco, Etapp se adueñó del ambiente radicalmente y nos demostró que la búsqueda del espíritu puede tornarse algo tenebrosa, pero siempre tendrá un dulce y plácido final. Tal y como se ha afirmado poética y filosóficamente: “la noche siempre es más oscura justo antes del amanecer”.

© Copyright 2016 Ravers Magazine. Todos los derechos reservados.