“¿Qué es lo que tiene el Futuro que intimida a humanos o por qué no podemos imaginar nuestra existencia en décadas y siglos a partir de ahora?”es uno de los interrogantes que plantea Jeff Mills en el PR que nos fue enviado, adjunto a ‘Free Fall Galaxy’, el último lanzamiento del maestro de Detroit bajo su sello, Axis, que forma parte de su serie ‘The Sleeper Wakes’ y que vendría siendo, su noveno lanzamiento.

Su inquietud es un poco contradictoria cuando ha sido él, Jeff Mills, uno de los pocos artistas que se ha encargado de mostrarnos lo que podría ser nuestro devenir desde hace unas décadas atrás. Ha sido él, con su sonido distintivo del Futuro, el que ha pavimentado una existencia musical de avanzada que le ha hecho un espacio aparte, de entre los pioneros del Techno de su natal Detroit y le ha convertido en el gran pensador de, basicamente, todas las generaciones de DJ.

Con ‘Free Fall Galaxy’, lo demuestra una vez más. El universo de Jeff Mills es precisamente el Universo mismo, encontrando inspiración en temas que de triviales pasan a trascendentales como el tiempo, hasta en un naturalista, Charles Darwin. No hay conjeturas en su cabeza pues todo tiene una razón de ser. Y, aún cuando el fin de la humanidad parece lejano o inexacto, en el mundo de Jeff (sus producciones) siempre reside cierta fatalidad. Supervivencia, amenazas espaciales; cualquier cosa que indique el fin de la raza, Mills ya la ha hecho música.

jeffmills

La Materia Oscura podría ser el concepto de este álbum, que codifica como una amenaza cósmica.
El confuso discurso de Mills –con respecto a el álbum– se esclarece, paradójicamente, entrando en la oscuridad que supone ser y a través de la aceptación de la presencia de sensaciones intangibles que se generan con cada pista, a medida que corre el LP.

Sea desde ‘Medians’, donde la energía condensada converge, desaparece y es absorbida paulatinamente, va creando un ecosistema turbio con una secuencia de tracks que toman forma en sonidos estelares, transmisiones alienígenas y un perturbador vacío. La cosmogonía que implican los primeros siete tracks, se disipa cuando toca ‘Rabid Star Clusters’, donde el caos reina, realmente inicia el álbum, al tiempo que termina la vida. De ahí en adelante, cada canción es tan exquisita, juguetona y misteriosa a partes iguales.

El indiscutible track destacado, es la soberbia pieza que le da sentido al álbum, ‘Entering (The Free Fall Galaxy)’ de 17mins de duración es toda una obra de Mills. Es durante ese tiempo que otra historia fluctua dentro del corazón del mismo álbum. ‘Entering’ es la llegada al hoyo negro que se traga todo lo que esté a su alcance. Allí, la energía electromagnética que se estira, busca una salida y solo encuentra el fracaso en ‘Irreversible Elliptic Orbits’, un track angustiante que augura el fin de todo pero que sorpresivamente y como un guiño del genio de Mills, solo da pie a ‘Aurora’, el tema con el que cierra este maravilloso álbum y que presagia un nuevo amanecer, una nueva galaxia y por ende, una nueva futura historia.

Si así suena el fin de la humanidad, estamos listos para aceptar nuestro destino.

© Copyright 2016 Ravers Magazine. Todos los derechos reservados.